Ir al contenido

Bienvenidos

al patio de tuc tuc

Blog de tuc tuc

¡Bienvenidos al BLOG de tuctuc!


Inteligencia Musical

15 de noviembre de 2010

Inteligencia Musical

La música nos ayuda a interactuar con nuestros hijos, y fomenta su propia inteligencia emocional y educativa.

En la actualidad, nuestra ajetreada forma de vida hace muy difícil que podamos prestar atención, y ya no digamos, poner en práctica, todas y cada una de las enseñanzas aconsejadas en cuanto a la educación y crecimiento de nuestros hijos. Nos centramos en lo más básico, su alimentación, sus necesidades primordiales y su salud, y poco a poco vamos introduciendo otros aprendizajes. Desde aquí, queremos ayudarte en esta compleja tarea y por ese motivo, te proponemos una divertida forma de enseñar a tus hijos el gusto por la música. Por un lado, enriquecerás y ayudarás a crear su propia cultura musical, y por otro, establecerás un vínculo afectivo muy importante con tu hijo, a través del cual fomentarás todos sus sentidos.

Este aprendizaje musical está en continua evolución, al compás del crecimiento y desarrollo de los pequeños, por ese motivo, existen distintos tipos de estimulación musical en función del tiempo y edad del niño, así como del momento y de la actividad que esté realizando. No son las mismas necesidades las de un bebé de pocos meses a la hora de despertarse que la de un niño de más edad cuando está en el baño.

En los primeros meses de vida, la música debe de ser el instrumento a través del cual el bebé se sienta emocionalmente arropado y comience a descubrir sus primeros sonidos. Siempre es preferible elegir música suave, que fomente su sensación de calma y tranquilidad, y le ayude a familiarizarse con su entorno. Es especialmente importante la melodía elegida para el momento del sueño, tiene que ser pausada y rítmica, y es conveniente que sea siempre la misma para que el niño lo asocie con su descanso. A medida que el bebé crece también crecen sus habilidades y su relación con el entorno, aprende cada vez más rápido y comienza a asociar la música a las diferentes actividades diarias. Es el momento de volver a escuchar las canciones que más se disfrutaron durante el embarazo, para que así  le recuerden al bebé su etapa dentro del útero materno. Se trata de estimular el sentido del oído, además de estrechar los lazos afectivos entre la madre y el hijo. Poco a poco, el niño comenzará a imitar a sus progenitores, y en esta fase, el aprendizaje estará muy unido a su tipo de relación. Es importante escoger melodías que favorezcan su creatividad e imaginación, y que influyan positivamente en su estado de humor. Si escogemos canciones con  melodías muy tristes o con fuertes cambios melódicos, también estaremos influyendo negativamente en su estado de ánimo.

De los 2 a los 4 años, el niño ha experimentado muchos y variados cambios; andan, hablan, expresan sus sentimientos, y comienzan a tener ritmo, algunos incluso comienzan a tocar algún instrumento musical. En esta etapa, la música es ya una parte más en sus vidas, la entienden y comprenden, así como empiezan a aprender los números y las letras. Es también un periodo en el que se da paso a nuevas tareas, como ir al cole o lavarse solos los dientes, y todas esas nuevas actividades pueden resultar divertidas y más fáciles si van acompañadas de melodías agradables.

A partir de los 4 años, el objetivo de la música debe ser el de estimular su imaginación, y para ello es importante que el niño pueda implicarse cantando él mismo las melodías que ha ido aprendiendo; canciones  sencillas y de tono infantil que le harán sentirse el protagonista. Es el momento de que todo lo aprendido comience a dar sus frutos, y partir de ahí, consolidar ese aprendizaje. Para ello es importante entrar en una nueva etapa, en la que la disciplina y el esfuerzo constante tendrán como recompensa el haber formado el carácter del niño. Poco a poco irá manifestando sus propios gustos musicales, al igual que también definirá sus preferencias en otras áreas, y en cuanto al grupo, tomará conciencia de la existencia de lazos de unión que tienen como base la música.

En conclusión, la música puede ser un importante instrumento educativo, siempre que sea bien utilizado, teniendo en cuenta las necesidades y la propia personalidad del niño, y no como una obligación difícil de comprender. Los resultados nunca serán inmediatos, pero con el paso del tiempo, se podrán  comprobar los beneficios que la música ha tenido en la evolución del niño, y eso llenará a los padres de satisfacción.

M.ª Luisa Ferrerós
Inteligencia Musical
Editorial Libros Cúpula

CATEGORÍAS: Ocio TAGS:

¿Tú qué opinas?

Deja tu comentario.

Comentarios a este post:





 

Suscripción al blog

Suscripción al blog

Buscador


Archivos